5 consejos para conducir por la izquierda

Si estás planeando viajar a Australia, India, Japón, Nueva Zelanda o Reino Unido, te lo confirmamos: se conduce por la izquierda. Aunque es importante ser prudente, no deberías tener mayor problema para alquilar un coche con el volante “al otro lado”.

Ponerse a conducir con todos los elementos al extremo contrario del que estamos acostumbrados puede ser complicado, pero te ayudamos a que sea más fácil con estos consejos:

1.  Prueba antes de salir a la carretera

Familiarízate con todos los elementos del coche antes de salir a la calzada. Ten en cuenta que todos los controles (incluido el limpiaparabrisas) están en el lado contrario, por lo que tómate tu tiempo para probar y acostumbrarte. Y recuerda: el conductor siempre se coloca en el centro de la calzada.

2. Mira siempre primero a la derecha

Desde niños se nos enseña la importancia de mirar antes de cruzar, y ese reflejo lo mantenemos como conductores. Pero los conductores de buena parte del mundo miramos siempre primero a la izquierda, por lo que tendrás que forzarte a mirar siempre a la derecha antes de tomar una salida o girar. ¡Pídele a tu copiloto que te lo recuerde y te eche una mano!

3. Cuidado con las rotondas

Y con las salidas en general, claro. Pero las rotondas, por su forma circular, pueden despistarte. No lo olvides: entrarás hacia la izquierda y las salidas serán siempre hacia la izquierda también. Algunas compañías de alquiler de vehículos colocarán pegatinas en el parabrisas para recordártelo y hacerte la conducción más sencilla.

4. Tienes mucho coche a tu izquierda

Acostumbrado a conducir en la parte izquierda del coche, has aprendido a tener en cuenta que el resto del vehículo quede a tu derecha. Es posible que aunque hayas conseguido hacerte rápido con el hecho de estar sentado en el lado derecho del coche y tener todos los controles invertidos, no termines de acostumbrarte a la cantidad de espacio que queda a tu izquierda. Sé prudente, fíjate bien en las líneas centrales de la carretera, respeta los límites de velocidad y pídele ayuda a tu copiloto para no tener un susto con un bordillo o una valla.

5. Será más fácil con un coche local, pero si viajas con el tuyo…

Si viajas desde España hasta Reino Unido con tu coche, las autoridades no van a ponerte ningún problema. Pero como conductor, estarás en la parte exterior de la calzada y tu labor será más difícil, aunque controles mejor el coche, porque tendrás menor visibilidad. ¡Ojo! Algo a tener en cuenta si viajas con tu coche a un país en el que se conduce por el otro carril son los faros. Las bombillas están colocadas para el país para el que fueron diseñadas, por lo que podrías deslumbrar al resto de conductores en un país en el que se conduce por la izquierda. Existen unas pegatinas de color negro que te permiten corregir el haz de luz de tus faros para que esto no ocurra. Infórmate en tu garaje o concesionario… Y si eres mañoso, puedes hacértelas tú mismo con algo de cinta adhesiva de color negro.

 

Otra opción para facilitarte la conducción en alguno de estos países es pagar algo más por el alquiler del coche y escoger un vehículo automático. Al menos, ¡no tendrás que preocuparte por el cambio de marchas!

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.