¿Atascado en el aeropuerto? 5 maneras de pasar el mal trago sin gastar mucho

Admitámoslo: los aeropuertos son tediosos. Especialmente cuando hay algún problema (llámese retraso, cancelación o huelga) y te encuentras en el aeropuerto con muchas horas por delante y pocas ganas de gastar tu presupuesto en un no-lugar. ¿Qué te recomendamos?

#1 Prepárate

Mujer prevenida (u hombre) vale por dos. Nunca sabes si tu paso por el aeropuerto será rápido y fluido o si algo va a ir mal. Por eso, llévate a tu próximo viaje:

  • Algo para picar. La comida que se vende en los aeropuertos es extremadamente cara, así que llevarte algo de casa te ahorrará dinero y más esperas. Sí, está permitido pasar el control de seguridad con alimentos siempre y cuando no sean líquidos (con algunas excepciones, como la comida para bebés). Unos frutos secos, unos palitos de pan o una barrita energética pueden parecerte alimentos divinos durante tu espera.
  • Una botella de agua vacía. No puedes pasar el control con líquidos, pero en la terminal hay grifos y fuentes, ¿verdad?
  • Una chaqueta. Si no tienes frío, puede convertirse en una almohada para echar una cabezadita.
  • Un libro. ¡No necesita cargador!

#2 No olvides tus derechos

Por norma general, a partir de las tres horas de retraso las compañías aéreas ofrecen algún tipo de indemnización – al menos, en la Unión Europea. Aquí puedes leer nuestro artículo al respecto para que sepas qué puedes solicitar en tu caso. Una espera de ocho horas será más leve si sabes que, al menos, vas a recuperar tu dinero o te van a pagar las comidas y el alojamiento.

#3 …pero no seas un viajero/a odioso/a

Sufrir una espera larguísima en el aeropuerto no es plato de gusto para nadie. Pero las personas que te atienden en el aeropuerto no tienen la culpa. Es importante conocer tus derechos y saber defenderlos, pero no es necesario hacerlo de forma irrespetuosa. Su trabajo y tu espera serán más fáciles si nadie levanta la voz. Seamos cívicos.

#4 Compra una entrada a una sala VIP

Sé que estás pensando que esto era una entrada para no gastar demasiado. Pero haz cuentas: una bebida en el aeropuerto cuesta entre 2€ y 6€, y un menú de bocadillo puede subir rápidamente a más de 15€. La entrada a algunas de estas salas en aeropuertos como el de Barcelona El Prat, Frankfurt o Singapur cuestan 25,50€; 30€ y 36€ respectivamente. Si tienes que pasar muchas horas en el aeropuerto, puede salirte más barato entrar en una de estas salas, comer y beber a voluntad, disfrutando además de un espacio más tranquilo.

#5 Encuentra un buen sitio para dormir

Si no quieres pagar el acceso a una sala o lounge VIP para toda la noche y tu aerolínea no te ha proporcionado un hotel para pasar la noche, es inevitable: tienes que dormir (o intentarlo) en el aeropuerto. Afortunadamente, los viajeros que hemos dormido en aeropuertos de todo el mundo no estamos solos y hay una web que te ayudará a encontrar un buen sitio en el que acurrucarte con tu chaqueta-almohada, tus pistachos y tu libro: Sleeping in Airports (“Durmiendo en aeropuertos”). No están todos los aeropuertos habidos y por haber, pero sí los más frecuentados. Si el tuyo no está en la lista, al menos podrás inspirarte de sus consejos y pasar un rato entretenido leyendo su web. ¡Buenas noches!

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.