Cómo sobrevivir a un verano sin vacaciones

Ahí va. Otra foto de unos pies en la playa o de unas vacaciones en ese país al que llevas años queriendo viajar. Este verano no tienes vacaciones y las semanas se te hacen cuesta arriba entre el calor que pasas y la sensación de ir al revés del mundo.

Pero no te dejes consumir por la envidia, que decía Machado que era el peor mal de los españoles. Aunque tengas que trabajar durante todo el verano, puedes aprender a disfrutar igualmente de esta época del año con el aliciente de que tus vacaciones, merecidísimas, llegarán aunque sea más tarde.

Te damos algunos consejos para sobrevivir a tu verano de currante:

1. Haz planes de fin de semana

¡No todo van a ser viajes intercontinentales! Sal a descubrir zonas próximas a tu lugar de residencia. Aunque sea el parque del barrio de al lado. Busca aquellos sitios que nunca has visitado por pereza, sal a pasear, quítale el polvo a tu vieja bicicleta. Si tienes oportunidad, coge el coche o el transporte público y escápate por unas horas a otra ciudad u otro pueblo. Y, ¿por qué no? Apúntate a alguna actividad que no hubieras probado antes como hicimos nosotros.

2. Las tardes son tus grandes aliadas

O las mañanas, en función de tu horario de trabajo. Exprime las horas libres de los días laborables y aprovecha para quedar con algún amigo que también esté trabajando, ¡que las penas compartidas pesan menos! No todo va a ser hacer recados o tirarse en el sofá a maldecir la programación veraniega de la tele.

3. Lee

Más de un tercio de los españoles no lee nunca o casi nunca, según el último barómetro del CIS. Y la cifra no varía mucho de año a año. ¿Falta de tiempo? Acabamos de comentar que las tardes y los fines de semana se pueden exprimir. No hay excusas. Y además aquí te recomendamos cosas finas si echas de menos viajar.

4. Culturízate

Aprovecha los días en los que la entrada es gratuita para visitar algún museo, ponte al día con tus series favoritas, infórmate sobre las sesiones de cine o música al aire libre. ¡Seguro que hay alguna actividad muy cerca a la que puedes ir sin gastar mucho!

4. Date pequeños caprichos

Prepara una cena exótica, cómprate una guía para ese viaje que quieres hacer, pon música de algún lugar remoto en casa y mentalízate: tu próximo viaje empieza en casa.

 

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.