La mujer es una isla

¿Dónde hay ciudades sin casas,

carreteras sin coches

y bosques sin árboles?

Respuesta: en un mapa.

Adivinanza de un matinal infantil en la televisión islandesa.

 

Ésta es una novela sobre un viaje en coche por la famosísima carretera de circunvalación de Islandia, la Hringvégur. Pero La mujer es una isla de Auður Ava Ólafsdóttir (o Rigning í nóvember en islandés en original, que se traduciría literalmente como “lluvia en noviembre”), no es un relato tan predecible como la carretera en la que se inspira. Ni es circular, ni el lector-viajero se puede esperar hacia dónde le va a llevar.

De hecho, permítenos avisarte: ésta es una lectura para quien esté dispuesto a dejarse sorprender.

Después de dos rupturas sentimentales, la protagonista se dispone a irse de vacaciones a un lugar tropical donde pueda poner en orden su vida. Pero sus planes se truncan cuando su mejor amiga le pide ayuda para cuidar de su hijo sordomudo. Un ganso atropellado y un billete de lotería premiado después, niño y adulta se embarcan en un estrambótico viaje por carretera con la intención de plantarse en los fiordos del este en pleno invierno.

La mujer es una isla relata su estrafalaria ruta por la Hringvegur sin olvidar referirse a las playas de arena negra, los campos de lava, la fauna salvaje. Si ya conoces Islandia, recordarás vívidamente muchos de los paisajes que viste. Y si todavía no has estado, te entrarán ganas de ir (es así, nos ha pasado).

Sin embargo, lo que hace de esta novela un buen libro de viajes es su marcado carácter islandés. Y es que leyéndola es fácil captar la cultura de esta isla a la vez cercana y lejana, el carácter de sus gentes y algunas de sus costumbres. Es refrescante aprender sobre la naturalidad con la que los islandeses viven su sexualidad y descubrir, desde la perspectiva de una nativa, la curiosa relación que tienen con sus piscinas termales. Pero no sólo: las inundaciones y los cortes de la única carretera principal, las largas noches polares, la escasez de hortalizas o el elevado precio de la madera también se introducen con toda naturalidad en la historia, contextualizando y explicando la realidad del país.

Esta novela trata con delicadeza y un humor muy particular la extraña dualidad entre fragilidad y solidez de las relaciones humanas, la sexualidad, la naturaleza, ¡los idiomas! Y una parte que nos encanta y que nos parece fundamental en cualquier viaje: la gastronomía. Tanto es así que, tras el éxito de la publicación de La mujer es una isla en decenas de países, Ólafsdóttir ha creado un libro de recetas inspirado en esta historia.

Si sigues nuestra recomendación lectora de este mes, terminarás este libro con la sensación de entender Islandia un poquito mejor. Y si te entran ganas de leer más sobre este país, no te pierdas nuestra serie de artículos temáticos.

¿Cuánto tiempo he tenido este libro en la mesilla? Una semana, aproximadamente
¿Para qué viajes me puede ayudar? Fácil, ¿no? Una ruta circular por Islandia, una visita fugaz a Reikjavík, un viaje a los fiordos del este…
¿Cómo lo he leído? En papel, en la edición en español de 2012 de Alfaguara
¿Lo recomiendo? ¡Síiiiii!

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.