Las ventajas e inconvenientes de viajar fuera de temporada

Septiembre es, para muchos, sinónimo de viajar. Aunque la mayoría del turismo español es estacional y se concentra en verano, cada vez son (¡somos!) más los que pueden o deciden esperar hasta este mes un poco más frío para salir de vacaciones.

¿Te habías planteado que la temporada alta quizá no coincida con el mejor momento para visitar un lugar?

Muchas veces, la temporada pico viene marcada por el calendario escolar y laboral, no por el momento en el que un lugar es más bello o disfruta de un clima más agradable. Un ejemplo: Islandia es magnífica en cualquier época del año, pero la mayoría de turistas llegan en verano y las auroras boreales sólo pueden verse en la oscuridad del invierno.

Lo cierto es que no todo el mundo puede escoger cuándo irse de vacaciones, por lo que los ciclos en los que mayor cantidad de personas disfrutan sus días libres vienen marcados por las tradiciones de cada región. Si tienes la suerte de poder elegir tus vacaciones, ¡toma nota de las ventajas e inconvenientes de hacerlo fuera de temporada!

 

Ventajas:

#1 Precios más bajos

Los establecimientos turísticos quieren atraer a los visitantes fuera de temporada, por lo que será más fácil encontrar alojamientos y vuelos baratos.

#2 Menos gente

Aunque pongamos esta ventaja en segunda posición, la verdad es que se merecería la primera si no estuviéramos tan condicionados por nuestro poder adquisitivo. Disfrutar de cualquier lugar con tranquilidad es una maravilla.

#3 Un punto de vista diferente

La mayoría de lugares del mundo se conocen por un puñado de elementos que los hace excepcionales pero, ¿no te apetecería disfrutar de un buen libro en una terraza caribeña, aunque hiciera mal tiempo? ¿Crees que no tendrías nada que hacer en un pueblecito suizo junto a enormes pistas de esquí en pleno agosto? Efectivamente: ¡todos los lugares pueden disfrutarse de muchas maneras!

 

Inconvenientes:

#1 El tiempo

Pues sí, la temporada baja se corresponde con las estaciones en las que el tiempo es menos benévolo, ya sea una época de lluvias en el trópico o el frío invierno del norte de Europa. Es interesante informarse sobre los precios de las temporadas-puente, tradicionalmente el otoño y la primavera, en las que el tiempo puede respetar al viajero un poco más. Y si no, llevarse un chubasquero. Al fin y al cabo, ¡el mal tiempo es la única desventaja que hemos encontrado a viajar fuera de temporada!

 

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.