Tierras del norte: viaje por Alaska y el Yukón

Como un lema del lugar, se dice de Alaska que es “la última frontera”. Su bandera muestra la Osa Mayor y la Estrella Polar sobre un fondo azul oscuro, y hasta su historia reciente parece sacada de una novela: Estados Unidos compró el territorio a Rusia en 1867 por algo más de 7 millones de dólares, una ganga teniendo en cuenta que después se descubrieron amplias reservas de oro y petróleo bajo la fría tierra alaskeña.

Alaska es una región que me atrae como un imán por culpa de Jack London y Félix Rodríguez de la Fuente. Por eso he devorado Tierras del norte: viaje por Alaska y el Yukón de Jordi Canal-Soler. El autor es un viajero experimentadísimo que ha realizado multitud de expediciones por todo el mundo y colabora habitualmente en diversos medios de comunicación. En esta obra explica su largo viaje desde Juneau, en Canadá, hasta Kodiak, Alaska. Resulta un libro curioso porque se puede leer como una novela y como una guía de viajes. Canal-Soler no escatima en detalles prácticos sobre cómo moverse, sobre qué debe tenerse en cuenta para hacer algunas excursiones por la zona y hasta sobre qué comer en ciertos sitios.

Abruma descubrir con él lo salvaje de una región en la que hay kilómetros y kilómetros sin presencia humana, donde el permafrost influye en el estado de las carreteras o los osos son una amenaza real. Este libro será un regalo para quienes deseen aprender más sobre la historia de un territorio hostil en el que la vida no es fácil y la naturaleza impone sus duras condiciones. Canal-Soler relata con gracia los eventos históricos más destacados de esta tierra desde el siglo XIX hasta la actualidad, entremezclándolos con su propio recorrido y con las personas con las que se va encontrando en el camino.

Destaco, sin lugar a dudas, el capítulo 4 del libro, dedicado al Chilkoot Trail. El Camino Chilkoot es un sendero de 53 kilómetros que une Canadá y Alaska a través de las montañas. Fue la principal ruta para los buscadores de oro desde 1890 hasta 1899, cuando quedó obsoleta debido a la apertura de una línea de ferrocarril que hacía mucho más fácil el transporte del oro. Jordi Canal-Soler lo recorre a pie en cuatro días y en el libro te podrás deleitar con los detalles del camino (al parecer, ¡está lleno de objetos que los cansados buscadores de oro iban tirando!) y un montón de información útil si alguna vez te animas a seguir sus pasos. Ah, ¡y adivina qué! Jack London también recorrió el Chilkoot Trail en su época de máximo esplendor, cuando el camino estaba repleto de buscadores de oro y se recorría incluso en pleno invierno. Es más, llegó a decir “éste el peor camino a este lado del infierno”. ¡Qué alentador!

Si todavía no te había picado la curiosidad por Alaska y la región del Yukón, no me cabe la menor duda de que después de leer Tierras del Norte soñarás con el Denali, osos, truchas a la brasa, tradiciones inuit e hidroaviones.

¿Algún inconveniente?

También hay que explicar aquellas cosas del libro que no están tan bien. Y es la traducción. En la edición al castellano de Nova Casa Editorial hay muchas faltas de ortografía, préstamos lingüísticos y errores de traducción. Imagino que la edición en catalán, al ser la original, estará mucho más pulida y estos errores serán mínimos o inexistentes. Sin embargo, desde aquí recomiendo a los editores que hagan una exhaustiva revisión del texto en castellano. No hay nada que incomode más a ciertos lectores, entre quienes me cuento, que encontrar faltas de ortografía o errores graves en un texto que estabas disfrutando.

 

¿Cuánto tiempo he tenido este libro en la mesilla? Algo más de una semana. La edición pesa bastante y hace incómodo llevárselo en el transporte.
¿Para qué viajes me puede ayudar? Para seguir los pasos del autor, para cualquier viaje a Alaska y para ciertas partes de la Columbia Británica, en Canadá.
¿Cómo lo he leído? En papel, en la edición en español de 2016 de Nova Casa Editorial.
¿Lo recomiendo? Sí, pero sólo si te motiva la región y su historia.

3 comentarios on “Tierras del norte: viaje por Alaska y el Yukón”

  1. Muchas gracias por tu buena crítica del libro, Paola. Sin duda hay cosas que cambiar, y en la próxima edición del libro me aseguraré de haberlas modificado. Mientras tanto, ¡muchas gracias por haber viajado conmigo a través del libro!

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.