Un paseo invernal

¿Cuándo fue la última vez que saliste a pasear? No, no de camino a alguna parte. A caminar sin más, por el mero placer de hacerlo.

Queremos que recuperes las ganas de pasear sin rumbo, de disfrutar del paisaje y de prestar atención a tus sentidos. No importa que sea invierno y haga frío, pues como explica Thoureau:

“En la naturaleza hay un fuego subterráneo y somnoliento que nunca se extingue y que ningún frío puede helar.”

¿Ya tienes el abrigo? Vayamos a caminar

Un paseo invernal se basa en una caminata por un bosque de Massachussets durante un frío día invernal. Thoureau narra casi como si recitara poesía, poco a poco, deteniéndose en cada imagen y describiendo con suma precisión todos los detalles de su paseo, entremezclados con maestría con reflexiones sobre el valor y la importancia de la naturaleza salvaje. La historia dura aproximadamente un día y no hay elipsis en la narración, por lo que es fácil transportarse a los caminos que Thoureau va recorriendo e imaginar los bosques y los pueblos que describe. Ésta es una historia sencilla y bonita, para paladear como una taza de chocolate caliente en invierno, que terminarás, de igual forma, antes de lo que creías.

A Un paseo invernal le sigue Caminar, un ensayo sobre el arte del paseo y una defensa acérrima sobre la vida salvaje. En este breve texto, Thoureau desarrolla la importancia de la naturaleza para la humanidad y por qué no podemos vivir sin la naturaleza: físicamente, mentalmente y espiritualmente, a pesar de que cada vez pasemos más tiempo alejados de ella. El autor también explica cómo caminar es una especie de ejercicio de autoconocimiento que sólo funciona cuando te alejas de la sociedad y que te ayuda a entender quién eres.

 

 

El autor

Henry David Thoureau era un escritor americano (y también naturalista, agrimensor -algo así como un topógrafo- y fabricante de lápices) a quien se considera uno de los padres de la ecología por su labor difundiendo lo que él denominaba “pensamiento salvaje”. Casi parece que Thoureau, que nació en 1817, se equivocó de época. Sus textos tienen validez a día de hoy pero, estamos convencidos, debían resultar de lo más chocantes cuando los escribió, en plena revolución industrial. Además de defender una vida sencilla y autónoma, Thoureau también tenía un posicionamiento político muy marcado, y en otros de sus textos animó a la insurrección contra el estado y la desobediencia civil, además de criticar duramente la esclavitud. Sin duda, un personaje ajeno a su época.

 

¿Cuánto tiempo he tenido este libro en la mesilla? Nada. ¡Se lee en una tarde!
¿Para qué viajes me puede ayudar? Para imaginar los paisajes que te encontrarás en un viaje al norte de Estados Unidos.
¿Cómo lo he leído? En papel, en la edición en español de 2014 de Errata Naturae
¿Lo recomiendo? ¡Sin dudas!

Deja un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico.